Autor Tema: The Wire  (Leído 2535 veces)

thalios

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 607
  • Karma: +2/-0
    • Ver Perfil
The Wire
« en: Diciembre 17, 2012, 11:46:03 pm »
Traigo una noticia que nos llena a todos de tristeza...


Citar
Fallece el asesino que inspiró el personaje de Omar Little en la serie televisiva The Wire



Donnie Andrews, uno de los delincuentes de Baltimore que inspiró a los creadores de la aclamada serie The Wire para componer el personaje de Omar Little, ha muerto a los 58 años.

Según una información publicada por el Baltimore Sun, recogida por THR, el periódico en el que trabajó David Simon, creador de la serie televisiva, Andrews falleció debido a complicaciones cardiacas. Uno más de esos niños que se criaron en uno de esos hogares desestructurados de Baltimore, Andrews creció rodeado de violencia y abusos e incluso fue testigo de un brutal asesinato cuando solo era un niño.

Una juventud difícil

Pronto comenzó a delinquir y cuando solo era un adolescente comenzó a robar a los camellos de su barrio a punta de pistola. En el año 1986, ya se había enganchado a la heroína y comenzó a trabajar como soldado de uno de los grandes capos de la droga de Baltimore.

Fue arrestado por el asesinato de dos narcotraficantes, un delito del que se confesó culpable y por el que no intentó nunca buscar una pena menor. Arrepentido, se ofreció a cooperar con las autoridades y accedió a llevar micro para conseguir pruebas que incriminaran a otros delincuentes de la ciudad.

En 2005 fue puesto en libertad condicional y dedicó el resto de su vida a intentar mantener a los jóvenes de Baltimore lo más lejos posible de las garras de la droga y la delincuencia.

Relación con David Simon

Durante su cautiverio, David Simon le remitía a prisión copias del periódico. A partir de entonces entablaron una relación más o menos estable que motivaría que Andrews fuera fichado como consultor en The Wire. Fue entonces cuando su historia, junto con la de otros asesinos y sicarios del narcotráfico, se convirtió en la inspiración para Omar, una suerte de Robin Hood en el complejo universo de The Wire.

El personaje de Omar Little era una suerte de Robin Hood en la serie televisiva Interpretado por Michael K. Williams, el asesino de la gabardina, el pañuelo en la cabeza y la recortada que aparecía en escena silbando A Hunting We Will Go es uno de los personajes más carísmáticos y recordados de la serie que emitió la HBO durante cinco temporadas.

Un hombre que, como Andrews, también se ganaba la vida asaltando a los traficantes y asesinándolos a sangre fría, pero que tenía su propio código moral que seguía a rajatabla: nunca dañar ni amenazar a nadie que estuviera fuera de 'el juego'.


No sabía que era tan mayor, y tampoco sabía que su rol en la serie estaba basado en su vida real...

DEP
« última modificación: Diciembre 18, 2012, 12:10:50 am por thalios »

thalios

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 607
  • Karma: +2/-0
    • Ver Perfil
Re:The Wire
« Respuesta #1 en: Diciembre 21, 2012, 08:36:58 pm »
(Ignorando al Bot)

Quizás una de las causas de que esta serie fuera tan buena era que los personajes eran muy reales. Y que mejor actor que el que no tiene que actuar para desenvolver bien su papel...

En esta serie muchos personajes eran de "la calle" y eso fue lo que le dio ese toque tan especial.


Citar
Felicia 'Snoop' Pearson, de 'The Wire', se declara culpable de narcotráfico




La actriz estadounidense Felicia 'Snoop' Pearson, que daba vida a una asesina contratada por bandas de narcotraficantes en la serie 'The Wire', se declaró culpable de conspirar para vender heroína, informó el diario 'Baltimore Sun-.

Pearson esquivó una sentencia de siete años en prisión al aceptar los cargos un día antes de que un tribunal del circuito de Baltimore (Maryland) comenzara su juicio dentro de la operación denominada 'Sospechos no habituales', en la que 64 personas fueron acusadas de narcotráfico el pasado marzo. El tribunal la sentenció en cambio a tres años de libertad condicional bajo vigilancia.

En declaraciones a los medios tras la audiencia, Pearson aseguró que, de haberse llevado a cabo el juicio, habría sido declarada "inocente".

No obstante, decidió aceptar los cargos con el fin de "seguir adelante" con su vida y comenzar nuevos proyectos cinematográficos sin tener que esperar a que finalizara el proceso, que la ha retenido en su domicilio bajo vigilancia electrónica durante cinco meses.

Su abogado, Benjamin Sutley, admitió que su cliente estuvo "cerca del círculo de la conspiración" para traficar con cocaína y heroína, pero no precisó si llegó a implicarse en ella, según el "Baltimore Sun".

Pearson, de 31 años, fue detenida junto a otras 30 personas en una redada de madrugada de agentes de la Agencia de Drogas Estadounidense (DEA) dentro de la operación, dirigida a debilitar a una de las bandas de narcotraficantes de Baltimore.

El caso tiene una llamativa relación con la ficción de la galardonada serie de la cadena HBO, en la que Pearson encarnaba a una dura asesina en las barriadas dominadas por el tráfico de droga en esa ciudad.

La actriz, que participó en la serie tras ser descubierta en un bar nocturno de Baltimore por otro de los protagonistas de la misma, tuvo una infancia problemática y marcada por la adicción al crack de su madre, y pasó cinco años en la penitenciaria de la localidad de Jessup por el homicidio de una chica en una pelea callejera.

'The Wire' ha sido galardonada con diversos premios de televisión por su precisa y brutal recreación del mundo del tráfico de droga en Baltimore y sus conexiones con la política de la ciudad.

thalios

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 607
  • Karma: +2/-0
    • Ver Perfil
Re:The Wire
« Respuesta #2 en: Marzo 08, 2013, 09:33:15 am »
 
Citar
"Todo lo diseccionado en 'The wire' ha ido a peor cinco años después"



No, no escribimos hoy sobre The wire para decir que, probablemente, es una de las tres mejores series de la historia. Ni para animaros, una vez más, a que tengáis paciencia, paséis del tercer o cuarto capítulo y os enganchéis con fervor malsano a sus historias, humanidad y profundidad. Eso lo hemos hecho demasiadas veces. Hoy, lo que queremos, es abrir una pequeña ventana a uno de sus múltiples aspectos (series como esta conviene revisitarlas continuamente para captar todos los detalles y sutilezas) y acercarnos a uno de los personajes que está detrás de las cámaras. Coincidiendo con el quinto aniversario de la emisión en EE UU del último capítulo (9 de marzo) de la quinta y definitiva temporada (este blog le debe parte de su nombre a esta serie), hemos charlado con uno de sus guionistas, Rafael Alvarez (así, sin acentuar la A). Principal de los Libros acaba de publicar en España su libro sobre la serie, The wire. Toda la verdad, un volumen de 600 páginas con una guía capítulo a capítulo, entrevistas, análisis, fotografías y  que cuenta con textos de David Simon, Laura Lippman, George Pelecanos y Nick Hornby, entre otros.

Policías, camellos, políticos, drogadictos, periodistas, niños, estibadores, trabajadores y, sobre todo, Baltimore como catalizador. De la forma más realista posible. Siempre hablamos de que en The wire se ven reflejadas historias universales, que aunque estén ambientadas en una ciudad en concreto, tratan temas que pueden ocurrir en cualquier parte del mundo. Dramas diarios en un vecindario, corrupción política, sistemas policiales ineficaces con pocos ánimos de ir más allá de cumplir con una buena estadística... Sí, historias universales, pero esta serie sin Baltimore, no sería The wire. Rafael Alvarez (1958) lleva a su ciudad natal bajo la piel. Nieto de un marinero gallego que llegó en los años 20 en barco y se quedó para siempre, ha escrito más de 10.000 historias, de ficción o noticias, sobre ella. Y aún así, dice "no estar seguro de haberla capturado".

Alvarez trabajó en el Baltimore Sun desde lo más bajo, repartiendo ejemplares. Después fue redactor de sucesos durante dos décadas. Con el cambio de milenio dejó el periódico y, tras unirse al sindicato de marineros, trabajó como marino mercante, un mundo que conocía bien por su familia. Gracias a su amistad con David Simon, colaboró como guionista en la serie Homicidio. De ahí, ya abandonando el mar, pasó a formar parte de la plantilla de guionistas de The wire en la segunda temporada, ambientada en el puerto de la ciudad, los sindicatos, y en los problemas y chanchullos de los estibadores.

Pregunta: ¿Cómo explica una ciudad como Baltimore a alguien que nunca ha estado allí?
Respuesta: He tratado de responder a esta pregunta en cada historia que he escrito. Leí una vez, puede que fuera a Maugham, que los escritores cuentan la misma historia una y otra vez, novela tras novela. Eso es lo que he hecho desde que publiqué mi primera pieza, cuando tenía 19 años, sobre los muelles de Baltimore, donde mi abuelo Rafael desembarcó de un antiguo barco de vapor inglés en 1925, se "burrachó" [dicho así por el escritor] en un pub de marineros y nunca se fue. Baltimore es una ciudad preciosa cuando la visitas y una ciudad violenta si tienes la suficiente mala suerte de nacer pobre o adicto. En todas sus formas es una ciudad mágica, del tipo de magia hecha por (pero no siempre visible para) gente que sabe que es afortunada por tener un poco, gente que quizá quiera más. Antes había buenos empleos para la gente sencilla en Baltimore, gente de ascendencia campesina. Empleos fabricando acero, coches, barcos, paraguas e impermeables. La gente podía comprarse pequeñas casas y, más o menos, sin dejarse llevar mucho, eran felices de poder comer bien y beber cerveza por la noche. Esos trabajos ya no existe y tenemos todavía que encontrar un nuevo camino. Ya no parece haber sitio en el mundo para la gente sencilla.

P. Echando la vista atrás, ¿cómo ha envejecido The wire?
R. Ha envejecido extraordinariamente bien. Cada problema que diseccionaba —la guerra contra las drogas, la muerte del trabajo, la mentira de la reforma política, los colegios públicos de mierda para los pobres, la implosión del verdadero periodismo para mantener un ojo sobre todo lo superior— ha empeorado.
P. Aparte de escribir capítulos concretos, estuvo en plantilla en la segunda temporada. ¿Cómo fue el trabajo ese año?
R. Estuve con Joy Lusco Kecken, George Pelecanos, Ed Burns y David Simon, entre otros, en la sala de los guionistas. El trabajo fue uno de los más gratificantes que he hecho nunca. Como escritor de ficción, solo había sido capaz de ver a mis personajes en una pantalla detrás de mis ojos. En 2003 pude verlos escalar desde la página y andar como humanos.
P. Como escritor, ¿qué disfruta o sufre más cuando escribe para televisión?
R. Disfruto cuando en el rompecabezas las diferentes piezas, ni siquiera imaginadas cuando comienza la escritura, se unen de una forma que no podía haber predicho.
P. Usted conoce bien el ámbito del puerto de Baltimore y las entrañas del día a día de sus trabajadores. ¿Qué comentarios recibió de los sindicatos y de los trabajadores tras la emisión de la segunda temporada?
R. La gente del sindicato me dijo que les daba vergüenza que se les mostrara como ladrones y, en cierta forma, payasos, pero también dijeron que era fiel.
P. El creador de la serie, David Simon, mandó una carta a HBO para defender la idea de la serie y que se llevase a cabo. En ella dijo que tras Los soprano, Oz, A dos metros bajo tierra y Sexo en Nueva York, no había una dirección obvia para la televisión, y que The wire era el siguiente paso lógico. Cinco años después de la emisión del último capítulo, ¿cuál debe ser el siguiente desafío?
R. El reto es para la actual cosecha de productores —los nuevos y los perros viejos, los que juegan a las sillas musicales— para que no solo digan lo mucho que admiran The wire (todos lo hacen), pero para que encuentren el valor, frente a los hombres trajeados que solo quieren ver resultados inmediatos, de contar historias con la misma paciencia y restricción como se hacía en The wire, que estén dispuestos a dejar migas por el bosque en los primeros cinco episodios antes de poner el anzuelo en el cielo de la boca del espectador en vez de exigir que eso ocurra antes del primer anuncio.
P. Trabajó 20 años en un periódico. Sigue escribiendo artículos. En la quinta temporada de la serie se habla de periodismo. ¿Cómo ve la prensa hoy en día? ¿Está el negocio por delante de las historias?
R. La prensa es algo totalmente necesario, que está siendo pisoteada por el tsunami de kardashians [en referencia a la prensa rosa y personajes como las hermanas Kardashian] y gritones políticos. En EE UU, el mejor periodismo, aparte del The New York Times y The New Yorker,se hace en la radio pública. De hecho, los filántropos están comenzando a subvencionar periodismo impreso de investigación de la forma en la que ayudan a financiar la radio pública como la NPR. Pertenecí a un sindicato de periodistas. Espero que en los periódicos las personas que pierdan su trabajo se les dé algo más que una patada en el culo. A mí me dieron dos años de salario cuando acepté una oferta de salida del Baltimore Sun en 2001. Algunos años después, alrededor de 60 de mis compañeros —algunos de los mejores periodistas de Estados Unidos— tan solo consiguieron una patada cuando les echaron.

P. ¿Le gustaría volver a trabajar en televisión? ¿Qué le gustaría hacer? 
R. Sí, me gustaría, por varias razones. La primera es que ya he aceptado que lo impreso está prácticamente muerto. Mi habilidad como reportero de periódico a la antigua usanza (de cuando un periódico de papel era un lugar para todo, de un simple crimen a la más sofisticada de las críticas literarias), vale un tercio en el mercado libre respecto a lo que era cuando comencé hace 35 años. Así que sí, no solo quiero seguir trabajando en la televisión, sino que estoy inmerso en el desarrollo de varios pilotos y en el guion de una película [coescrito con su hija Amelia]. Acabo de terminar un piloto sobre mi vecindario de Baltimore, llamado Greektown, que ahora está dando vueltas por Hollywood.
P. ¿Qué series de televisión sigue? ¿Cuál le gusta más?
R. No veo la televisión. De vez en cuando pongo béisbol en la tele con el sonido quitado y lo veo de la forma en la que se mira a un pez en un acuario. Cuando intento ver la televisión, me acuerdo, después de varios minutos, que podría estar leyendo un libro. Estoy caminando ahora a través de ¡Absalón, Absalón!, de William Faulkner, el escritor del Mississipi, un gran héroe para Borges y García Márquez. En qué otro sitio puedes encontrar una frase como esta: "...reservado para alguna desolación más profunda que la ruina...". ¿Me gustaría poner eso en boca de un personaje de televisión? Oh sí, y si el salmón se abre camino corriente arriba, lo haré.
P. Su abuelo, Rafael Álvarez Veiga, llegó de Galicia. ¿Qué conoce de allí?
R. He estados dos veces. Una, en 1970, toda la familia Alvarez de Baltimore fue a Vigo y Chapela cuando mi abuelo todavía vivía, y visitamos a nuestros parientes, todos ellos marineros, durante seis semanas. Y otra cuando llevé a mi hija Amelia, que ahora tiene 31 años, en 1990. Estoy deseando volver...

 
Una de la escenas más famosas de la serie, en la temporada 1.

<a href="http://www.youtube.com/watch?v=LN5eYFH8HZ8" target="_blank">http://www.youtube.com/watch?v=LN5eYFH8HZ8</a>

 

Fuente: El país.